Permite al docente mejorar la experiencia educativa, según sus objetivos, y da un seguimiento más personalizado al estudiante.